Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

miércoles, 20 de mayo de 2015

18/19 de Mayo – 11/12 de Junio 2015: Mercurio Retrógrado en Géminis en Oposición al Gran Cautivador Por Sarah Varcas

 

 

 

18/19 de Mayo – 11/12 de Junio 2015:

Mercurio Retrógrado en Géminis en Oposición
al Gran Cautivador
Por Sarah Varcas
http://astro-awakenings.co.uk/
15 de Mayo 2015

 
Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo
Un Universo Nacido de Su Propia Intención

Por

Sarah Varcas

Mercurio se estaciona retrógrado a la 1:44 AM el 19 de mayo (horario del meridiano de Greenwich) y se mantiene en su propio signo, Géminis a lo largo de su movimiento retrógrado. Hablando prácticamente, este es un Mercurio inquisitivo, que busca información y respuestas, revisando los eventos de los tres meses pasados, preguntando sobre las relaciones y conexiones con los demás y generalmente tomando nota y barajando asuntos inconclusos. Este despeja el panorama de asuntos pendientes, permitiendo un desarrollo positivo en los meses por venir. Por supuesto, eso significa también ¡que los malentendidos actuales deberán ser abordados en las semanas venideras nos guste o no!  Puede parecer un fastidio, frustrando nuestro deseo de avance, pero si nos comprometemos a navegar a través del caos para alinear de nuevo las cosas, recuperaremos ahora lo que se sintió como tiempo perdido en su momento. Sin embargo si tratamos de forcejear, ignorando las señales cada vez más obvias de que algo en algún lugar se está saliendo de su cauce, podemos estar absolutamente seguros de que una vez Mercurio vaya directo de nuevo ¡hubiésemos querido escuchar mejor sus alertas y hecho lo necesario en ese entonces!   
El estacionamiento retrógrado de Mercurio ocurre en oposición al Gran Cautivador The Great Attractor. Este punto anómalo en el espacio es lo máximo en seducción, arrastrándonos hacia y más allá del mismo ¡lo queramos o no! El Gran Cautivador nos recuerda que en un mundo de infinitas posibilidades todas las cosas deben tanto repelerse como atraerse entre sí en algún punto en su ciclo de desarrollo. Al igual que ustedes pueden repeler comidas que después disfrutarán como adultos, y que el ‘amor de nuestra vida’ pueda convertirse en nuestro más ardiente enemigo cuando cambia la marea de la pasión, la existencia de la polaridad es inherente a la propia naturaleza de ser. Debemos conocer los extremos para encontrar el equilibrio que favorece la totalidad, evaluar posibilidades que antes parecían demasiado exageradas para ser ciertas, descartar lo que una vez nos parecía maravilloso y estar preparados para liberar hasta las propias facetas de nuestra naturaleza que antes nos hacían ser quienes somos. El Gran Cautivador es nuestro portal al futuro, nacido de las contradicciones más profundas las cuales pueden paralizarnos en el presente. 
No podemos resistirnos al Gran Cautivador (de ahí su nombre) pero podemos rendirnos a su intensidad de los extremos, permitiendo que sus contradicciones y paradojas profundas penetren en nuestras propias células hasta que las reconozcamos como la propia tensión que anima la vida en sí misma. En sus profundidades más oscuras encontramos al destino, aquellas cosas que simplemente no podemos cambiar, una cierta cualidad de ser a la que no podemos escapar. La oposición de Mercurio en este punto al volverse retrógrado plantea la cuestión “¿Qué hacemos cuando no podemos cambiar algo?” “¿Qué significa vivir una vida configurada por poderes más allá de nuestra consideración?” Aunque la práctica de la astrología revela el papel profundamente creativo que tenemos en el tejido de la trama de nuestra vida, El Gran Cautivador nos recuerda que todavía no somos más que el más pequeño pellizco sobre la superficie de un planeta relativamente pequeño en uno de cientos de sistemas solares ¡que giran a través del espacio infinito!  A veces nos recuerda que la vida justo hace lo que hace, se despliega como debe ¡y simplemente tenemos que enfrentarlo!    
Todo esto puede sonar algo negativo y resignado: no es lo que queremos escuchar. Lo cual es precisamente el punto. El propio hecho de que no queramos escuchar, es la razón por la cual Mercurio está gritándolo alto y claro ahora: todavía hay tanto que simplemente no conocemos.  Conocimiento infinito que no está a nuestro alcance. No somos los arquitectos de este asombroso universo sino una pequeña parte del mismo. Por mucho que queramos el control, los cielos nos recuerdan ahora que algunas cosas están simplemente más allá de nuestra autoridad y que la pérdida de tiempo y de energía para tratar de influir en ellas puede haber provocado que hayamos perdido la perspectiva en meses recientes.    
Ahora es hora de que enfrentemos lo que es en lugar de lo que pensamos que debía ser, especialmente cuando se trata de las relaciones.  En las semanas venideras Mercurio resalta lo que simplemente no podemos controlar: respuestas recibidas de los demás; decisiones tomadas por aquellos que queremos y que ponen nuestro mundo de cabeza; malentendidos que parecen surgir de la nada simplemente porque ustedes y yo somos personas diferentes; dinámicas que se sienten inmediatamente al encontrarse con alguien y que parecen no tener explicación ‘racional’: ‘tú me provocas escalofríos’, ‘tú me gustas’, ‘quiero conocerte mejor’, ‘espero que nuestros caminos no se crucen nunca más’. Todo apunta a la consecuencia inevitable de la vida que hace lo que ella hace: la interconexión de nuestra energía con la del otro, creando desenlaces fuera de nuestro control. Independientemente de cuánto empeñemos pongamos en obtener los resultados que queremos – enredándonos en esquivar y negar durante ese proceso – no hay garantías. Ahora la vida nos llama a vivir verdaderamente en el presente, no con astucia para crear un futuro imaginado. Digan la verdad. Díganla tal como es y hagan de eso su propósito, independientemente del resultado.   
Contrario a la creencia popular respecto al poder y a la impotencia, el reconocimiento de los límites de nuestra propia influencia es profundamente liberador. Al hacerlo podemos simplemente dejar de configurar lo que se niega a ser moldeado por algo que no sea su propia naturaleza. Hay una paz profunda y nutricia en el corazón del Gran Cautivador cuando permitimos que este simplemente nos guíe y lo haga a su manera. Porque su manera es nuestra manera eventualmente. A través de nuestra propia aceptación de lo que no podemos cambiar, nos convertimos en un reflejo viviente y activo del espíritu creador, sin resistirse a su expresión sino aceptándolo como una fuerza de inteligencia superior a la del ‘pequeño yo’ que siempre piensa que sabe más. Una vez alineados con el destino como un participante activo, no hay nada que no podamos ser o hacer, porque todo lo que se pide de nosotros es que seamos quienes y lo que ya somos.    
Este período actual de Mercurio retrógrado revelará mucho respecto a lo que podemos cambiar y lo que es simplemente la naturaleza fundamental de la vida, de nosotros mismos y de los demás. Al finalizar sabremos lo que está y lo que no está en debate. Podemos resistirnos a esta revelación, pero la resistencia no significa que tengamos la razón ¡ni que el universo necesite reformarse para salir adelante con el programa! Significa que somos demasiado pequeños en nuestro enfoque, demasiado confiados en nuestro poder, en un cosmos que se despliega constantemente, revelando nichos cada vez más profundos del espacio infinito. Todavía HAY TANTO que debemos aprender. Somos meramente ‘recién nacidos’ en la infinidad de la creación. Solamente al celebrar ese hecho podremos abrirnos lo suficiente para recibir revelaciones más profundas de la verdad cuando llegue el momento. La floreciente Era de Acuario no es el destino, la culminación de eones de desarrollo, es meramente una estación de paso en una jornada sin fin de ser, una revelación de una nueva forma de vivir y amar, un nuevo modo de existencia. En términos cósmicos es todavía un peldaño inferior de una escalera muy larga que se extiende hacia el espacio infinito del cual no sabemos prácticamente nada. Estar vivos en el cambio de eras puede llevarnos a creer que hemos llegado. De hecho todavía estamos en los comienzos, preparándonos para la arrancada en una carrera muy larga.  
El Gran Cautivador lo polariza todo, incluyéndonos a nosotros. Ofrece lo objetivo y lo subjetivo y nos insta a elegir la perspectiva de nuestra preferencia. De cualquier forma lo opuesto también es cierto. Detrás de toda esta polaridad yace el futuro, nacido de la tensión creativa de opuestos y similitudes entretejidos a lo largo de nuestras vidas. A medida que Mercurio viaja retrógrado en las próximas semanas tenemos una oportunidad de ver esas polaridades, de encontrar la paradoja y la contradicción, perspectivas diferentes en el mismo espacio de una relación y honrarlas por lo que son: las semillas fértiles del futuro, no como problemas a resolver enfocados bajo el color borroso de una vista unidimensional.    
Si hemos escondido la discordia debajo de la alfombra, dicho ‘sí’ cuando sentíamos que ‘no’, comprometiéndonos cuando nuestro espíritu anhelaba la libertad, ahora es el momento de hacer lo opuesto y de revelar la verdad. Pero al hacerlo debemos aceptar que las elecciones que hacemos pueden tener consecuencias que no podemos controlar. Cada decisión conlleva su propio poder, desatado cuando la tomamos, arrojada a vivir su propia vida. Es así cómo hacer lo ’correcto’ puede a veces lograr lo contrario mientras que hacer lo ‘incorrecto’ puede llevarnos exactamente a donde necesitamos estar. El poder de  elegir es nuestro, entonces comienza la montaña rusa, alimentada no solamente por nuestro propio deseo, sino también por el del universo; la fuerza de ser que impulsa nuestras vidas a lo largo del tiempo y del espacio en formas que todavía no entendemos.
El futuro nace a partir de cada momento. Somos sus creadores y sus subordinados, lanzados aquí y allá por influencias más allá de nuestro control. Tal es la paradoja en el corazón de la condición humana: tenemos un enorme poder creativo pero podemos carecer de la influencia sobre nuestra creación. Este es el Gran Cautivador en función, ofreciendo la libertad de la auto determinación sin garantías. Al Mercurio retrogradar a lo largo de Géminis, el poder combinado de ambos nos invita a reclamar nuestro potencial creativo, ejercitarlo con integridad y al hacerlo saber que aquello que será, será. El objetivo más preciado es simplemente el honrar quienes somos en el momento y compartirnos honestamente con la vida. El momento presente es todo lo que tenemos y vivirlo bien es lo mejor que podemos hacer. El futuro no es nuestro para configurarlo sino para abrazarlo tal como surge, seguros en el conocimiento de que descansamos en los brazos de la propia vida, acunados en un universo infinito nacido de su propia intención.
Sarah Varcas
© Sarah Varcas 2015. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la URL www.astro-awakenings.co.uk

Las traducciones de los artículos de Sarah Varcas  pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado para Sarah Varcas en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

No hay comentarios: