Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

viernes, 20 de noviembre de 2015

Las experiencias a vivir en cada uno, por Madre Béatrice María


by Eugeni


rumi-love-painting

Vosotros sois cada vez más numerosos a vivir las fusiones en los momentos de reencuentros espontáneos con hermanos o hermanas. Estas fusiones os devuelven a la Presencia, manifestada por una especie de combustión interior, como si todo vuestro cuerpo se encendiera. Son sólo las primicias que os devuelven a María, la Madre celeste. Así, cuanto más manifiestáis el Silencio y acogéis en total serenidad lo que se presenta a vuestras vidas, más os acercáis a vuestra virginidad.
Cristo os quiere enteros, es decir lavados de todo lo que tuvo relación con vuestra historia, con vuestros deseos, todo lo que afecta al cuerpo de la personalidad. Para responder a algunos, la Presencia absoluta es ausencia de vibración. Es Inmanencia. Así, vibrar para un hermano o una hermana os empuja cada vez más a volveros en vosotros, a desaparecer en la Radiación del Amor que en realidad no necesita de nadie.
Os dije un día que la Paciencia era la más grande de las virtudes en este mundo, porque os lleva a desaparecer en totalidad delante del otro. Así, en esta última encarnación a vuestros lados, no me divorcio de lo que parece inaceptable para la personalidad. Es sólo la personalidad quien se divorcia. Acojo e incluso si a veces debo oír cosas no muy agradables por parte de hermanos o hermanas e incluso de allegados. Los malos tratos, cualquiera que sea su forma me atraviesan en repetidas ocasiones, como ellos os atraviesan, incluso con los seres que compartís vuestra vida.
El Amor no puede de ninguna manera rechazar una parte de lo que soy, es decir vosotros. Nosotros todos somos Uno y en ese caso, puedo deciros Yo y la Madre somos Uno. Llevo a la Madre pero no soy la Madre, si no desaparecería de este plano. Así como dice la Madre celeste, no tendríais nada más que vivir.
Vosotros veis bien que todo lo que os es dado a vivir es hecho en toda medida para desaparecer todavía mejor, con el fin de que quede sólo la primera chispa de vida. La primera manifestación de lo que vosotros sois. Así, todos los encuentros, en todas las circunstancias que se presentan ante vosotros, hasta las más insólitas están allí para que coloquéis el Amor por delante, para que coloquéis el Perdón delante, en tal caso. Todo esto os empuja a hacer callar esta personalidad que no es más que reivindicación.
Cuando me es permitido reunir a la Madre celeste y hacer sólo Una en esta radiación blanca, mi regreso de madrugada no cambia nada, excepto la forma que adopto aquí para desplazarme en este mundo. Pero llegará un momento dado en que no me vaya más de mi morada suprema. En realidad, hacemos constantemente el transbordador de salida a este mundo, mientras tenemos cosas que vivir, hasta el momento en que la experiencia finaliza.
Vuestra Resurección es verdaderamente un camino solitario y sean cuales sean vuestras experiencias aquí en el seno de este mundo, todas ellas os conducen tarde o temprano a la disolución. Esta disolución pasa por la Aceptación de todo lo que se produce en vuestras vidas.
Os rindo gracia y os invito a la danza de la Beatitud, para cada instante.
Madre Béatrice María, por un tiempo.

Publicado en Etoile en incarnation.