Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

miércoles, 11 de enero de 2017

Diluvios en Mesopotamia


                                         

Vastos Diluvios

La historia del Diluvio no se basa en un mito irreal. Efectivamente grandes inundaciones afectaron el mundo cercano al Edén:

(874.7) 78:7.2 Durante miles de años tras la sumersión del primer Edén, continuaron elevándose las montañas a lo largo de la costa oriental del Mediterráneo y las del noroeste y noreste de Mesopotamia. Cerca de 5000 a. de J.C. se aceleró considerablemente esta elevación de las tierras altas, lo cual, juntamente con mayores nevadas en las cordilleras del norte, produjo cada primavera inundaciones inauditas por todo el valle del Eufrates. Estas inundaciones primaverales fueron empeorándose cada vez más de tal modo que, a la larga, los habitantes de las regiones fluviales se vieron obligados a irse a vivir en las tierras altas del este. Durante casi mil años decenas de ciudades quedaron prácticamente abandonadas debido a estos vastos diluvios.

Leonard Woolley entre 1922 y 1934 dirigió las excavaciones en la antigua ciudad sumeria de Ur, patrocinados por el Museo Británico y la Universidad de Pennsylvania y cuyos descubrimientos de la evidencia geológica de una gran inundación que habría arrasado la cuenca mesopotámica en época protohistórica revolucionó las interpretaciones sobre la historia del diluvio de las tradiciones literarias sumeria y semita. 

En uno de sus libros, Excavations at Ur, Sir Leonard Woolley relata que, en 1929, cuando los trabajos en el Cementerio Real de Ur estaban tocando a su fin, los trabajadores hicieron un pequeño pozo en un montículo cercano, cavando a través de una masa de cerámica rota y de cascotes de ladrillo. Casi un metro más abajo, llegaron a un nivel de barro endurecido, algo que, habitualmente, marca el punto donde una civilización ha comenzado. Pero, ¿es que milenios de vida urbana sólo habían dejado un metro de estratos arqueológicos? Sir Leonard les pidió a los trabajadores que cavaran todavía más. Entonces profundizaron otro metro y, luego, metro y medio más. Seguían sacando «suelo virgen» -barro sin rastros de habitación humana. Pero, después de cavar a través de casi tres metros y medio de cieno y barro seco, los trabajadores llegaron a un estrato en el que empezaron ya a encontrarse trozos de cerámica verde e instrumentos de sílex. ¡Una civilización más antigua había sido enterrada bajo tres metros y medio de barro! Sir Leonard se metió en el hoyo de un salto y examinó la excavación. Llamó a sus ayudantes, en busca de opiniones. Nadie tenía una teoría plausible. Después, la esposa de Sir Leonard dijo casi por casualidad: «¡Pero, si está claro, es el Diluvio!».

Sin embargo, otras delegaciones arqueológicas en Mesopotamia analizaron más evidencia. El estrato de barro donde no había rastros de habitación indicaba, efectivamente, una inundación. Pero, mientras los depósitos de Ur y al-’Ubaid sugerían la inundación entre el 3500 y el 4000 a.C, un depósito similar descubierto posteriormente en Kis se estimó que se había formado en los alrededores del 2800 a.C. La misma fecha (2800 a.C.) se estimó para unos estratos de barro encontrados en Erek y en Shuruppak, la ciudad del Noé sumerio. En Nínive, los excavadores encontraron, a una profundidad de 18 metros, nada menos que trece estratos alternos de barro y arena ribereña, datados entre el 4000 y el 3000 a.C. Por tanto, la mayoría de los estudiosos creen que lo que Woolley encontró fueron los rastros de varias inundaciones locales, algo frecuente en Mesopotamia, donde las ocasionales lluvias torrenciales y las crecidas de los dos grandes ríos y sus frecuentes cambios de curso causan tales estragos. En cuanto a los diferentes estratos de barro, los expertos han llegado a la conclusión de que no pertenecen a una gran calamidad, sino a múltiples diluvios.
Suma de inundaciones desde el Mediterráneo,
Mar Negro, Caspio y Ríos
Eúfrates y Tigris
Unido a lo anterior, una serie de catastróficas inundaciones afectaron a gran parte de la población en el Mar Negro y Mar Caspio.
(890.8) 80:2.4 Por las épocas de estos cambios climáticos en África, Inglaterra se separó del continente, y Dinamarca emergió del mar, mientras que el istmo de Gibraltar, que protegía la cuenca occidental del Mediterráneo, cayó como resultado de un terremoto, de manera que este lago interior se elevó rápidamente al nivel del Océano Atlántico. Acto seguido se sumergió el puente terrestre siciliano, creando de esta manera un solo Mar Mediterráneo y conectándolo con el Océano Atlántico. Este cataclismo de la naturaleza inundó decenas de asentamientos humanos y ocasionó la mayor pérdida de vidas por inundación de la entera historia del mundo.
(891.1) 80:2.5 Esta inundación de la cuenca del Mediterráneo limitó inmediatamente los movimientos de los adanitas hacia el oeste, mientras que el gran influjo de saharianos los llevó a buscar salidas para su población en aumento hacia el norte y el este de Edén. A medida que los descendientes de Adán se trasladaban hacia el norte desde los valles del Tigris y del Eufrates, se encontraron con barreras montañosas y con el por entonces más expandido Mar Caspio.

En 1997, William Ryan y Walter Pitman, de la Universidad de Columbia, publicaron una teoría según la cual en la Antigüedad se produjo una gran inundación a través del Bósforo (un canal estrecho que se encuentra en Estambul). Afirman que el mar Negro y el mar Caspio fueron vastos lagos de agua dulce, pero luego, sobre 5.600 a. C., el Mediterráneo rompió el dique natural que lo separaba del lago creando el paso actual entre los dos mares. Trabajos posteriores que se han ido publicando han aportado argumentos tanto a favor como en contra de esta teoría, y los arqueólogos aún debaten sobre el tema. Esto ha llevado a algunos a asociar el Diluvio universal con esta catástrofe prehistórica.

El investigador Robert Ballard descubrió en el mar Negro una antigua ciudad sumergida que ofrece testimonio de vida en esa zona hace 5.000 años antes de Cristo. Al frente de una expedición patrocinada por la revista National Geographic, el hallazgo del equipo que dirige Ballard podría dar base científica al relato bíblico del Arca de Noé.  

Es interesante que cuando el escritor de la Biblia aporta detalles de la altura del agua habla sobre los picos de las Montañas. Evidentemente miraba a ellas como referencia. Además la Biblia habla de que "se rompieron los manantiales de la profundidad acuosa". Si nos situamos en el sur de la actual Turquía/Armenia, y miramos hacia el Norte, hacia el Mar Negro, podemos imaginamos una gigantesca inundación comenzando con una intensa y prolongada lluvia, provocado un desborde del mar mediterráneo por el canal Bósforo, inundando el actual Mar Negro, el Caspio, arrasando a través de las montañas de Turquía toda la Mesopotamia antigua, incluyendo el desborde de los Ríos Tigris y Eufrates y su valle entero.

Puesto que el sentido de Giro de la Tierra hubiera agregado fuerza al desplazamiento del agua, es muy posible que ese evento que data de 5000 años atrás sea unido a las grandes inundaciones de Mesopotamia por la crecida de los ríos es lo que mas se acerca a explicar el Diluvio y su impacto en todas las culturas antiguas que surgieron de la cultura de la Mesopotamia antigua y se esparcieron por el Globo. 

Según los Documentos de Urantia Noé efectivamente existió:

(875.2) 78:7.5 Pero Noé en efecto vivió; era un viñador de Aram, un poblado ribereño cerca de Erec. Llevaba cada año un registro escrito de los días de las crecientes del río. Fue objeto de gran escarnio porque subía y bajaba el valle del río propugnando que se construyeran de madera todas las casas a manera de barcos, y que se subieran a bordo todas las noches los animales domésticos al aproximarse la estación de inundaciones. Iba a los asentamientos ribereños vecinos cada año y les advertía que en tantos días vendrían las inundaciones. Finalmente llegó un año en que las inundaciones fueron aumentadas considerablemente por precipitaciones pluviales insólitas de modo que la crecida repentina aniquiló la aldea entera; sólo se salvaron Noé y su familia inmediata en su casa flotante.

Hoy podríamos calificar a Noé de un climatólogo y científico. Un ecologista que advierte de los peligros de la naturaleza y el cambio climático. Sin embargo, el Diluvio que padeció fué en su región y zona específica del mundo (debido a las causas anteriores descritas). No abarcó a todo el mundo, y tampoco fué ordenado como un castigo de Dios a los malvados. Esta historia modificada fué diseñada durante el exilio en Babilonia:

(875.1) 78:7.4 La historia bíblica de Noé, el arca y el diluvio es invento del sacerdocio hebreo durante su cautividad en Babilonia. No ha habido nunca una inundación universal desde que se estableció la vida en Urantia. 

(874.8) 78:7.3 Casi cinco mil años más tarde, al intentar los sacerdotes hebreos cautivos en Babilonia volver sobre los pasos del pueblo judío remontándose hasta los tiempos de Adán, se toparon con grandes dificultades en reconstruir la historia; a uno se le ocurrió abandonar el esfuerzo, a fin de dejar que el mundo se ahogara en la maldad de la época de la inundación de Noé, y así estar en mejor posición para remontarse al origen de Abraham a partir de uno de los tres hijos sobrevivientes de Noé.

Noé fué un personaje real, su arca y la inundación fueron catástrofes y eventos locales muy impactantes en esa zona. El carácter universal y como castigo divino fueron añadidos en el exilio muchos siglos después. ¿Hay pruebas bíblicas internas que lo confirmen? Claro que sí.
Los sacerdotes judíos sabían de éstas antiguas inundaciones por los varios registros preexistentes de los cuales hasta los babilonios  y sumerios conocían. Sabían de una aniquilación descontrolada y para nada selectiva en dónde murieron no solo hombres sino también los animales de la región.

Por esa razón tuvieron que crear una explicación en la que Dios también se indignaba con los animales. Eso lo deja ver el mismo Génesis:

De modo que Jehová dijo: "Voy a borrar de sobre la superficie del suelo a hombres que he creado, desde hombre hasta animal doméstico, hasta animal moviente y hasta criatura voladora de los cielos, porque de veras me pesa haberlos hecho". - Génesis 6:7

¿Qué culpa tenían los miles de animales de la maldad del hombre? ¿Por qué le pesa a Dios la creación de éstos seres vivos? Pareciera más bien una destrucción indiscriminada. Esto sería semejante a si Dios al destruir a los malvados en el futuro Armagedón bíblico, aniquilara también los bosques, animales, aves, etc. Esto está en contra de una destrucción selectiva divina. Justamente por esa razón hay grupos evangélicos que argumentan que toda la Tierra será quemada algún día como castigo divino incluyendo a todos sus seres vivos.


Puesto que ese suceso catastrófico natural ocurrió aniquilando gran parte de la creación de la zona, los redactores de la crónica del Génesis necesariamente tenían que declarar que Dios también estaba indignado con los animales y aves.

Otro de los detalles más anacrónicos que se presentan en las Escrituras sobre la narración diluviana es el siguiente:

Después de eso Jehová dijo a Noé: "Entra, tú y toda tu casa, en el arca, porque es a ti a quien he visto justo delante de mí en medio de esta generación. De toda bestia limpia tienes que tomar para ti de siete en siete, el macho y su hembra; y de toda bestia que no es limpia solamente dos, el macho y su hembra; también de las criaturas voladoras de los cielos de siete en siete, macho y hembra, para conservar viva prole sobre la superficie de toda la tierra. - Gen. 7:1-3 (T.N.M)

¿Cómo era posible que Noé supiera la diferencia entre una bestia limpia e inmunda si la Ley de Moisés fue dada muchos siglos después? Solamente con la Ley Mosaica muchos siglos después comenzó a establecerse  un catálogo ceremonial que diferenciaba a los animales limpios de inmundos, algo que finalmente resultó ser muy escrupuloso para el pueblo judío.

Este detalle significativo del Génesis nos hace ver que la narrativa parece haber sido modificada por algún escriba o copista de épocas posteriores que creó y dio forma final al relato registrado en el texto actual.

De hecho, cuando el compilador del relato escribe sobre los animales en el capítulo anterior (Génesis 6) se le olvidó el detalle de las bestias limpias y no limpias:

"Y de veras establezco mi pacto contigo; y tienes que entrar en el arca, tú y tus hijos y tu esposa y las esposas de tus hijos contigo. Y de toda criatura viviente de toda clase de carne, dos de cada una, traerás dentro del arca para conservarlas vivas contigo. Macho y hembra serán. De las criaturas voladoras según sus géneros y de los animales domésticos según sus géneros, de todos los animales movientes del suelo según sus géneros, dos de cada uno entrarán a donde ti allí para conservarlos vivos". - Génesis 6:18-20

Notamos el énfasis en que el redactor (atribuyéndole a Dios) hace del ingreso de los animales. Dice que de todas las criaturas (incluyendo a los domésticos que serían llamados  en el futuro inmundos) dos de cada uno ingresarían al arca.

Pero parece que Dios no tomó en cuenta la susceptibilidad de los lectores judíos de la época de Babilonia y el retorno del destierro de los días de Esdras, así que "Dios" un poco se desdice de la instrucción anterior y vuelve a mencionar nuevamente toda la orden pero  de ésta forma:

"Entra, tú y toda tu casa, en el arca, porque es a ti a quien he visto justo delante de mí en medio de esta generación. De toda bestia limpia tienes que tomar para ti de siete en siete, el macho y su hembra; y de todabestia que no es limpia solamente dos, el macho y su hembra; también de las criaturas voladoras de los cielos de siete en siete, macho y hembra, para conservar viva prole sobre la superficie de toda la tierra". - Gen. 7:1-3

Parece ser que esta enmienda en el relato como segunda orden obedece a que en la época del destierro en Babilonia y en el regreso del exilio para los judíos hubiese sido repulsivo que no se señalase en el relato que no había distinción de animales conviviendo con Noé en el arca. Este detalle lo haría más aceptable para estos judíos que necesitaban restablecer su respeto a la Ley.

Y también el redactor del relato bíblico iba a mencionar el detalle de los sacrificios de animales tras la salida del arca. No olvidemos que al momento de la salida del arca los hombres y animales reciben nuevamente el mandato de reproducirse (Gen. 8:17). En la narrativa si Noé hubiese sacrificado a la sola pareja de animales, los habría extinguido como especie.  Por esa razón es necesaria la enmienda de Gen. 7:1-3, ya que en Gen. 8: 20 se indica que se tuvo que sacrificar a los limpios los cuales eran de "siete en siete". De esa forma, calzaría el resto del relato. Pero claramente el escriba comete el desliz de comentar sobre los animales limpios e impuros como si ya Noé hubiese sabido de ellos. Esto nos indica que gran parte del relato es una construcción posterior.

Fue Esdras y un grupo de sacerdotes en Babilonia y tras el retorno de los judíos que hicieron una compilación de los libros sagrados de acuerdo a las necesidades de los judíos repatriados.

El Diluvio, Noé y el arca fueron efectivamente reales. Los hebreos de épocas posteriores sabían de ese gran cataclismo(s) y le adjudicaron a Dios la causa de éstos. Y en un afán por dejar un modelo aleccionador e inspirador de obediencia para los judíos exiliados y retornados se enfatizó esta historia como un castigo de Dios.

Parece ser que los sacerdotes judíos usaron la historia real del Noé viñador y crearon una especie de novelización  de los hechos destinada a los judíos exiliados y repatriados como primer público lector, en dónde claramente cometieron el desliz comentado en esta entrada. Y quizás ni siquiera fue un desliz por que el mismo Génesis contiene elementos de la Ley aplicados a la cosmología de la creación (El sábado de Dios tras la creación, los animales impuros y puros en el arca, etc). Ellos ni siquiera imaginaban que la Biblia no quedaría únicamente circunscrita al mundo judío sino que con el tiempo llegaría a otros pueblos. Creyeron que el relato solamente sería leído por un universo de lectores hebreos. El hecho, de que el Génesis es una construcción muy posterior queda demostrada en varios deslices cometidos por los escritores. Algunos ejemplos:

“Y el nombre del tercer río es Hidequel; es el que va al este de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates”. – Génesis 2:14

Aquí se narra la ubicación del Jardín de Edén, y se comenta la existencia de Asiria como referencia a este jardín.  Esto demuestra que Asiria ya existía al tiempo de la narración de éste pasaje. Además el redactor habla del rióHidequel, nombre dado en la época del exilio en Babilonia al río Tigres:

“Y en el día veinticuatro del primer mes, mientras sucedía que yo mismo estaba en la ribera del gran río, es decir,Hidequel” – Daniel 10:4

Y otro detalle que se le escapó al redactor de Génesis:

“Y Abrán siguió a través de la tierra hasta la ubicación de Siquem, cerca de los árboles grandes de Moré; y en aquel tiempo el cananeo estaba en la tierra” – Génesis 12:6.

Las palabras anteriores, por lo tanto, fueron escritas cuando el cananeo ya no estaba en la tierra, una época muy posterior al reinado de David inclusive. El escritor del Génesis tiene claro en que tiempo histórico él se encuentra, y que, por lo tanto, está describiendo una historia del pasado remoto.


Los sacerdotes judíos sabían de las antiguas inundaciones por los varios registros preexistentes de los cuales hasta los babilonios  y sumerios conocían. Sabían de una aniquilación descontrolada y para nada selectiva en dónde murieron no solo hombres sino también los animales de la región. Esta historia base la podemos encontrar en los registros sumerios:
Grabado sumerio que muestra a un hombre
dentro de un Arca, y las aguas
alrededor de ésta.
Los Sumerios nos hablan de Gilgamesh. Este en su epopeya legendaria visitó a su antepasado Utnapistim, sobreviviente del Diluvio. En la conversación que tuvieron, Utnapistim explicó que se le había dicho que construyera una embarcación e introdujera en ella ganado y bestias salvajes, además de su familia. En esta historia se inserta la idea de que el cataclismo es un castigo de los dioses. Utnapistim construyó la embarcación, que era como un enorme cubo de 60 metros (200 pies) cada lado, con seis pisos. Los dioses le dicen a Utnapistim:
¡Echa abajo la casa, construye un barco! 
¡Renuncia a las posesiones, salva tu vida! 
¡Abjura de tus pertenencias, salva tu alma! 
Lleva a bordo la simiente de todas las cosas vivas;
el barco que has de construir- sus dimensiones se habrán de medir.

La tormenta duró seis días y seis noches, y luego dice que: "Al llegar el séptimo día, la tormenta del sur que trajo el diluvio empezó a amainar en su ataque que había reñido como un ejército. El mar se aquietó, se apaciguó la tempestad y cesó el diluvio. Observé el tiempo: la calma se había restablecido, pero toda la humanidad se había convertido en lodo".
Después que la nave se asentó sobre el monte Nizir, Utnapistim soltó una paloma que regresó al barco cuando no pudo hallar dónde posarse. Tras la paloma envió una golondrina que también regresó. Luego soltó un cuervo, y cuando este no volvió, supo que el agua había bajado. Entonces Utnapistim dejó salir a los animales y ofreció un sacrificio.
Es muy significativo el significado de Utnapistim:
El doctor Joseph Pagan, de la UCLA ha traducido el nombre así: 
El nombre se compondría de dos elementos, Ut y Naphishtim. Hasta ahora, no se ha podido encontrar una explicación satisfactoria para el primer elemento, aunque en otras inscripciones se presenta como un sumeriograma cuneiforme que se leería UD.ZI, siendo ZI la representación sumeria para "vida". El segundo elemento es del babilónico antiguo acadio. En el caso nominativo sería naphishtum y significa "aliento" y por extención "vida", derivado de la palabra consonántica NPSH (infinitivo naphashu) "que respira". En el caso genitivo este segundo elemento sería un compuesto: "de la vida". También hay una ortografía alternativa del nombre como Ú-ta-na-ish-tim en la antigua versión babilónica de la tablilla X(Fragmento Meissner). La omisión del signo phi puede ser un error del escriba, de lo contrario el nombre significaría "El que funda la vida" o "El reposo (Na) de los hombres (Ishtim)".
"El reposo de los hombres". Precisamente la variante y pronunciación hebrea "Noé" (No - Ah) significa "El traerá descanso o reposo". 
Utnapishtim claramente es Noé. Y las similitudes entre ambos relatos lo confirma. Los sumerios crearon una narración épica de Noé. 

Posteriormente los judíos al momento del exilio en Babilonia escucharon mucho sobre la historia del "descanso de los hombres". Seguramente todavía quedaban rastros de los antiguos diluvios en las riberas del Éufrates. Restos de animales y ciudades daban testimonio de las aguas diluviales.  De hecho, Noé vivió cerca de Erec, y los Babilonios consideraban a Erec  la residencia de Gilgamesh. Los habitantes de Erec  se hallaban entre los pueblos que el emperador asirio Asnapar trasladó a Samaria. (Esd 4:9,
 10.)
Los sacerdotes hebreos al realizar su relato de la creación se toparon con la historia inspiradora de Noé y la tradujeron al hebreo realizando algunos cambios. La adaptaron al monoteísmo e incluyeron el detalle de los animales puros e impuros, entre otras cosas.

Según los Documentos de Urantia Noé era un granjero viñador que vivía cerca de Erec (La Biblia también indica que él plantó una Viña). El era un estudioso del clima y llevaba un registro que le permitió anticiparse a la catástrofe climática que se avecinaba. Pese a la gran burla de sus vecinos, él los anima a construir arcas alertándoles de las inundaciones por llegar. Llega un momento en que dicha advertencia se materializó y los grandes ríos se desbordaron y aniquilaron a dichos poblados. Noé se salvó junto a su familia, y sus animales domésticos.

La clave de Noé está en que es un héroe que lucha por salvar a los suyos e incluso a los animales. Realiza algo heroico y demencial: construir una casa-barco.  El nos enseña que crear algo que vaya en contra de todo un sistema es una clave para transformar el mundo de forma heroica. El es el protocientífico y el protoecologista de los hombres actuales.

Noé era descendiente de los noditas y adanitas. Estas razas darían origen al pueblo Sumerio. La historia de Noé impactó profundamente en los pueblos circundantes y en la conciencia del naciente pueblo sumerio. Pese a que Noé usó un método científico, una persona que podía obtener conocimientos del futuro era considerada por esas gentes y en esa época alguien con una vinculación divina. Noé solo podía obtener esa información de los dioses. Y el amor de Noé por sus animales también lo elevó a la imagen de un ser vinculado a la creación, un preservador de la vida. Y Noé fue vindicado.

Tanto los sumerios como los judíos recogieron la historia de Noé, y la moldearon de acuerdo a su cultura, agregando el castigo divino a ese desastre natural.

La historia de Noé fue real. Pero no debemos centrarla en el castigo, sino el heroísmo para salvar situaciones imposibles,  sean tragedias o dificultades personales,  sobrevivir a desastres naturales, el deseo de salvar y transformar el mundo y a los seres vivientes. Y no olvidemos el ejemplo de una familia que trabaja en equipo.

En el mundo en diferentes épocas también existieron acontecimientos semejantes de cambio climático. Y quizás también vuelvan a ocurrir más diluvios en zonas localizadas por los trastornos del clima.

En el futuro posiblemente ocurran nuevas inundaciones catastróficas. Quizás ciudades costeras desaparezcan de la Tierra. Y la vida inspiradora de Noé volverá como un recordatorio para poder enfrentar las adversidades de la naturaleza con un espíritu heroico, lleno de compasión, cooperación familiar y sabiduría. 

Sin embargo, ¿cómo podemos explicar que distintas culturas esparcidas por el Globo nos hablen del Diluvio?
(875.1) 78:7.4 Son universales las narrativas tradicionales de una época en la cual el agua cubría la superficie entera de la tierra. Muchas razas conservan la historia de un diluvio mundial en alguna edad pasada.

¿Cómo lo podemos explicar si la inundación tuvo un carácter localizado? 

La respuesta en cierta forma tiene dos explicaciones. La primera es que Noé estaba vinculado a los anditas (mezcla de noditas y adanitas). Y la raza andita se ve envuelta en su emigración al tiempo de éstas catástrofes:

(875.3) 78:7.6 Con estas inundaciones finalizó la disolución de la civilización andita. Al terminar este período de diluvios, ya no existía el segundo jardín. Únicamente en el sur y entre los sumerios quedaban pocos rastros de su antigua gloria.

Recordemos que los anditas se esparcen por el mundo y llevan éstos recuerdos del Jardín y posiblemente del Noé de Erec. Pero también, existieron otras catástrofes de inundaciones que son vinculadas a la memoria de una gran inundación.

(875.4) 78:7.7 Los restos de esta civilización, que figura entre las más antiguas, se encuentran en estas regiones de Mesopotamia y al noreste y noroeste de ellas. Pero vestigios aún más vetustos de los días de Dalamatia existen bajo las aguas del Golfo Pérsico, y el primer Edén yace sumergido bajo el extremo oriental del Mar Mediterráneo.

La inundación de la gran ciudad de Dalamatia y el hundimiento del primer Jardín más éstas inundaciones en Mesopotamia, el Mar Negro y Caspio son la base del relato de los Diluvios Universales. Y aunque supongamos que haya existido una inundación planetaria, ésta no se basa en la globalidad del fenómeno, sino en los relatos de los mismos descendientes de Noé que se esparcen por el globo.
Sin embargo, desde que la vida fue establecida en la Tierra, el planeta nunca estuvo anegado completamente en agua:

(875.1) 78:7.4  No ha habido nunca una inundación universal desde que se estableció la vida en Urantia. El único tiempo en que la superficie de la tierra estuvo completamente cubierta de agua fue durante aquellas edades arqueozoicas, antes de que despuntara la tierra.

La imposibilidad simultánea de un Diluvio global al mismo tiempo se observa en las dunas de los desiertos, el gran cañón de EEUU,  y otros depósitos que  no se forman bajo las aguas rugientes de un Diluvio. Estos requieren no sólo de tiempo, sino también, de tierra seca. Además, es completamente imposible que las plantas sobrevivieran a un año de inundación. Sin embargo, la Biblia indica que una paloma trajo una rama de Olivo, lo cual indica que la inundación, aunque vasta, era un fenómeno local. Además, si la mayoría de los árboles estaban podridos y muertos, y las plantas y cosechas dañadas, ¿cómo se podrían alimentar las decenas de especies animales herbívoras que salieron del arca?

Tras el diluvio, se hubiera perdido la producción primaria del planeta, a excepción del fitoplancton. Si el agua era dulce, mataría a los organismos marinos por descompensación osmótica. Si era salada, morirían los de agua dulce y además,  ¿dónde están los tremendos depósitos salados que debería haber? Y no menos interesante es como los canguros y otras especies encerradas en ese continente llegaron a Australia después del hipotético diluvio global, una Isla Continente aislada.

Pero, ¿cómo explicar la existencia de fósiles en las montañas? Lo cierto es que las actuales cordilleras en la antigüedad estaban en un nivel bajo, eran mares y terrenos que se han levantado violentamente o gradualmente. La cordillera de los Andes sigue elevándose cada año.

(670.8) 58:7.6 Esta capa rocosa, el estrato más antiguo de la corteza de la tierra que contiene fósiles, se ha desmoronado, plegado, y retorcido grotescamente a consecuencia de los solevantamientos producidos por terremotos y por los primeros volcanes. Los flujos de lava de esta época trajeron consigo mucho hierro, cobre, y plomo cerca de la superficie planetaria.

671.1) 58:7.8 En estas primeras edades en las que mucha tierra estaba cerca del nivel del mar, acontecieron muchos surgimientos y sumersiones sucesivos. La corteza de la tierra apenas entraba en su último período de estabilización relativa. Las ondulaciones, elevaciones y depresiones de la deriva continental anterior vinieron a contribuir a la frecuencia de la sumersión periódica de las grandes masas terrestres.

(671.5) 58:7.12 Toda esta historia se relata gráficamente en las páginas fósiles del vasto «libro de piedra» de los anales del mundo. Y las páginas de este gigantesco archivo biogeológico manifiestan la verdad infaliblemente; tan sólo debéis aprender a interpretarlas. Muchos de estos lechos de mar antiguos actualmente quedan muy elevados por encima del nivel de la superficie terrestre, y sus depósitos, edad tras edad, relatan la historia de las luchas por la vida de aquellos tiempos primitivos. Resulta ser verdad al pie de la letra, como dijo vuestro poeta: «El polvo que pisamos estuvo otrora vivo.»

La existencia de fósiles petrificados de organismos primitivos en las cordilleras se debe al levantamiento de las cordilleras por la acción de las placas terrestres.

Pero, ¿por qué la Biblia pareciera hablar de una inundación global? Al parece ésta parece ser una interpretación moderna de los escritos bíblicos, la cual no necesariamente sugiere que todo el orbe terrestre se inundó.

En muchos casos se usa un lenguaje dramático que desde la perspectiva de un observador local pareciera ser global.

Sobre el llamado futuro “Día de Jehová” la Biblia declara:

“Sin falta pondré fin a todo de sobre la superficie del suelo”, es la expresión de Jehová. “Pondré fin al hombre terrestre y a la bestia. Pondré fin a la criatura voladora de los cielos y a los peces del mar, y a los tropiezos con los inicuos; y ciertamente cortaré a la humanidad de la superficie del suelo —es la expresión de Jehová—

“Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová; sino que por el fuego de su celo toda la tierra será devorada, porque él hará un exterminio, realmente uno terrible, de todos los habitantes de la tierra.” – Sofonías 1: 2,3, 18

Cómo notamos, si solo tuviésemos la información de Sofonías, inmediatamente llegaríamos a la conclusión de que el Armagedón aniquilará a “todos los habitantes de la Tierra” e incluso ¡hasta los peces del mar! ¿Debe tomarse a fuerza de literalidad el citado pasaje? ¿Qué sucedería si es insertado en una crónica “histórica”?

El Diluvio barrió solo la zona extensa del territorio de Noé. Ese fué el "mundo" para Noé, toda "la creación bajo el cielo".

Pablo también usó una expresión similar para referirse al alcance de la predicación en el siglo I.

"y que se predicaron en TODA la creación que está bajo el cielo. De estas buenas nuevas yo Pablo llegué a ser ministro.”—Col. 1:23.

Destacamos el trabajo
en equipo de la familia de Noé
Pero no hay ninguna evidencia creíble que en TODO el planeta ya habían llegado los misioneros cristianos. Es evidente que se habla desde una perspectiva local.

7 De modo que Jehová dijo: “Voy a borrar de sobre la superficie del suelo a hombres que he creado, desde hombre hasta animal doméstico, hasta animal moviente y hasta criatura voladora de los cielos, porque de veras me pesa haberlos hecho”. – Gén. 6

Para que el Diluvio fuera realmente global, la humanidad también tenía que estar ya habitando GLOBALMENTE la Tierra. De lo contrario no se entiende que aniquile a los animales que moraban en extensas zonas deshabitadas. Esto sería semejante a incendiar una casa para matar a un ratón que la habita. Las personas rara vez meditan en este hecho.

¿Hay evidencia de una humanidad que ya había poblado a todo el planeta para que se justificase un Diluvio global?

No, porque el mismo relato del Génesis dice supuestamente DESPUÉS del Diluvio:

5 Procedente de estos la población de las islas de las naciones se esparció por sus tierras, cada una según su lengua, según sus familias, por sus naciones.-Gen 10:5

8 Por consiguiente, Jehová los esparció desde allí sobre toda la superficie de la tierra. - Gen. 11:8

Habría que SUPONER que los hombres ya se habían esparcido "sobre TODA la superficie de la tierra" (que es una expresión diferente a "los hombres comenzaron a crecer en número sobre la superficie del suelo"-Gén. 6:1). "Crecer en número" no significa "esparcir" para poblar. Son dos conceptos diferentes. Y "superficie del suelo" no es lo mismo que "orbe terrestre" o alguna expresión que hable del planeta. Hasta de los cananeos se habló de que "y en aquel tiempo el cananeo estaba en la tierra" (Gen. 12:6) y esto es solo en referencia a Palestina.

Uno de los factores que explicaría una migración masiva sería los numerosos grupos de lenguas, pero no hay evidencia antediluviana para esa posibilidad.

Además, desde un punto de vista teológico, la existencia de habitantes globales exigiría una predicación GLOBAL de Noé (2 Pedro 2:5). ¿Existe evidencia de un Noé misionero viajero predicando a todos los rincones? Además esto necesitaría la posibilidad de una Arca más grande para albergar a posibles más humanos que se arrepintieran.

También se habla de que  Noé tenía “que traer dentro del arca” a los animales. (Gén 6:19). El texto da a entender que Noé los iría a buscar. Para esto una pareja de animales desde todos los rincones del planeta tendría que haber viajado hasta la ubicación del arca (o Noé haber viajado a buscarlos). Y por esa razón finalmente se cree que de forma sobrenatural (tal como se presenta en las películas) ellos fueron guiados hasta el Arca. Pero esto genera más preguntas, como las referentes a aquellos animales aislados. ¿Cómo llegaron a Australia los Canguros después del Diluvio?

Los diluvio(s) y Noé fueron reales. El arca también. Pero su realidad fue localizada a ese mundo (su tierra local).

Los vastos diluvios no fueron castigos de Dios, sino desastres naturales atribuidos posteriormente a Dios y plasmados de esa forma para dejar lecciones a los sumerios y hebreos. Estos escritos fueron realizados en épocas en que se creía en la intervención de dioses en la naturaleza.

Finalmente lo más importante es el ejemplo de Noé que se enfrenta a la necedad y estupidez de sus vecinos, que no hicieron caso para construir sus propias arcas para sus familias y fueron barridos. También destacamos el como una familia logra trabajar en equipo para sobrevivir a la tragedia.
También nos recuerda que el cambio climático es una realidad aún presente. ¿Tratarán los hombres de imitar a Noé y proteger a las especies animales en peligro? ¿Harán los ajustes para salvar a las familias humanas que serán víctimas de las grandes catástrofes que podrían azotarnos? El ejemplo de Noé y su familia nos recuerda que solo en unidad y cooperación inteligente entre los actores de la civilización podremos sobrevivir a los cataclismos terrestres.

"Por fe Noé construyó un arca para la salvación de su casa; y por esta fe condenó al mundo." (HEBREOS 11:7.)



                          Fuente:  http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com/2016/07/vastos-diluvios.html

No hay comentarios: