Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

martes, 11 de agosto de 2015

Los Ángeles vía Ann Albers – Están conectados con la fuente de todo el amor 05-08-15




Los Ángeles vía Ann Albers
 Están conectados con la fuente de todo el amor
05-08-15


Mis queridos amigos, los amamos muchísimo.

Hay perfección en todas las cosas y no hay necesidad de preocuparse. Lo peor que puede pasar es que terminen en una dicha gloriosa en el cielo o terminen en la tierra dejando ir el control y descubriendo que ustedes son profundamente amados de cualquier modo. En realidad, muchas de sus preocupaciones son simples oportunidades para aprender una más grande fe y para aprender a ver la oportunidad para crecer cuando la vida presenta desafíos.

No hay ni una sola vez en la que no estén en un nivel creando o permitiendo circunstancias en su vida. Los oímos decir, ¿por qué creo dolor? ¿Por qué permito el sufrimiento? ¿Por qué experimento falta? Queridos, es solo porque su vibración, su energía está sintonizada con esa experiencia en particular. Así que cuando se encuentren en esa situación, dejen de preocuparse. No se martiricen. Recuérdense que son seres poderosos e infinitos, conectados con la fuente de todo el amor, recursos e inspiraciones. Nunca están solos.

Enfóquense con gran fe en lo que amorosamente desean en vez de lo que teme. Pídanles a sus ángeles ayuda gentilmente y que retiren amablemente cualquier miedo o patrón inconsciente que bloquea aquello que desean. Siéntense y respiren por algunos minutos todos los días y déjennos asistirlos para cambiar su campo de energía. Cuando su energía cambia, su vida cambia. Simplemente es la ley de causa y efecto.
Dios los Bendice. Los amamos muchísimo.

Los Ángeles.

Mensaje de Ann

Hola a todos.

Estoy ocupada teniendo otra lección no tan divertida de cómo nadar en la gran energía y que significa que debo tener cuidado con mis pensamientos. Tenía un amigo con herpes. Esta persona lo manejaba con tal gracia que sentí compasión. Una noche desperté deseando que pudiera quitárselo. Debí saberlo. Mi amigo mejoró. Yo tuve herpes. Fue completamente una resonancia vibratoria con esa energía.


Empezó como un sarpullido loco en mi oído después en un brazo. Lo cubrí bien y no le di mucha importancia y por suerte con precaución no tocaría a nadie o nada para no esparcirlo. Pero cuando hubo rayos y truenos en mi cuerpo y los tratamientos empezaron a no tener efecto y mi piel empezó a verse como si hubiera tenido una pelea con un gato supe que estaba en un predicamento.

Soy de las que nunca cree que las leyes físicas del universo son más poderosas que las leyes espirituales. Sí, tuve un momento de pánico. Estaban pasando muchas cosas y si hubiera seguida la versión textual de esta cosa, habría completado la mitad de lo que quería hacer. No podía quedarme con eso. Así que hice todas cosas físicas posibles para sanarme y decidí que quería un milagro. Les pedí a los ángeles que removieran cualquier rastro de energía en mi sistema que contribuyó con esta ilusión de enfermedad y les pedí que me llenaran con un radiante amor y salud.

Fui guiada a pedir ayuda. Solía ser muy orgullosa. No quería molestar a nadie. En el pasado me habría sentido avergonzada de ser una maestra espiritual metida en tal desafío. Sin embargo el orgullo se fue. La necesidad de verme “perfecta” se fue y supe que iba a tener mi milagro. Les escribí a varias personas que me visualizaran radiantemente saludable. No le escribí a nadie que se preocupara porque la preocupación es como una maldición que habría sido más difícil curarme. Les pedí a dos damas muy queridas que oraran por mí y al siguiente día tuve un cambio radical mejorando. No obstante, ocasionalmente batallo entre la fe y el miedo. Cada vez que empiezo a sentir miedo, me detengo y me digo, “¿qué estás creando, Ann?” Me recuerdo que puedo pedir un milagro.

Entre el dolor, el trabajo y armar episodios me enfoco en el amor – ayudando a otros, teniendo buenos pensamientos, sentándome afuera en el sol por quince minutos al día teniendo mi vitamina D y mi curación natural. Llegué a sitios web que ayudaron. ¿Quién hubiera imaginado que el aceite de eucalipto sería un gran sanador? Y vinagre de manzana y una variedad de otros suplementos. Y después de una noche brutal en particular de empaparme de vinagre de manzana, exigí un tratamiento más confortable y fui inspirada a intentar envolverme en miel de Manuka. ¡Ah, qué dicha! Aceleró la curación tremendamente.

Al escribir esto, varias semanas de antemano de cuando lo leerán, estoy feliz de reportar que estoy sanando milagrosamente rápido. Solo me enfoco en un programa de cuidados extremos, actitud positiva y un impecable enfoque en una salud radiante. Estoy ansiosa por filmar mi siguiente serie de Ann y los Ángeles y espero que pase pronto pero me entrego a los tiempos de Dios como siempre.

La moraleja de esta historia es: no importa en qué situación se encuentren, recuerden que tienen el poder de Dios y los ángeles apoyándolos para crear algo mejor. Enfóquense con todo el amor de su corazón en el resultado deseado y escuchen la guía que se les susurra – pensamientos y sentimientos que son parte de su milagro.

Los amo a todos. Que tengan una semana bendecida.

Ann

@Ann Albers. Todos los derechos reservados.
Traducción: Gustavo T