Windows Live Messenger + Facebook

SEGUIDORES DE GOOGLE

MIS AMADOS SEGUIDORES

lunes, 25 de abril de 2016

Compromiso de amor con la humanidad: Jesús y María



Jesus

 

Un compromiso de amor


Feliz de este encuentro en donde el alma escucha y siente y la razón y mente lo manifiestan…

La vida trae consigo grandes sorpresas que van marcando el rumbo de nuestro andar, de tu andar como ser humano para alcanzar la majestuosidad como ser.

A veces parecen duras a veces un poco injustas las cosas que se van viviendo, pero ten por seguro que nada se vive en vano y que todo es un conjunto de circunstancias para crecer y alcanzar aquello que se necesita aprender.

Han sido muchas las situaciones que van marcando tu vida y si en una de ellas no se aprende, se seguirán presentando aquellas situaciones que te hagan completar el ciclo de esa enseñanza para tu evolución.

No siempre se vive amargura, incluso hay más amor, pero ves el dolor tan grande que aplasta la inmensidad del amor. Mira con justicia cada instante y observa cada milímetro de tu existencia y verás cuánto dolor y verás cuánto amor y descubrirás que formas dos montañas de tamaños muy distintos y claros de apreciar.

Si cada ser observara esto, su pensamiento sería otro y actuaría con más firmeza y decisión y no permitiría que aquello que nombra como oscuro, permaneciera por más de un segundo en su vibración.

El hombre sufre porque quiere pues tiene la capacidad de cambiar sus circunstancias con un solo pensamiento, si éste es de verdad nacido del convencimiento y de la libertad.

Que tus pensamientos sean opulentos y llenos de verdad y que la luz que irradien sea pródiga en amor. Ámate con sinceridad, con respeto por el ser que eres y que quiere avanzar.

Concreta y conecta con aquello que anhelas y que te otorga bienestar y que no invade ni merma el espacio ajeno de los congéneres de éste tú caminar.

Conviértete en maestro de tu persona, de tu mente y corazón, consigue dominar tus emociones y limpia tu corazón, entonces yo mismo te llevaré por la senda que sueñas recorrer, Yo te hago esta promesa, un compromiso de amor.

Y ahora yo te pregunto, ¿cuanto amor proyectarás?

Yo soy tu energía, tu esfera de liberación.
Maestro Jesús



Madre-María

 

Todo lo que se vive es para crecer

Me encuentro a tu lado, siente mi energía, mi presencia, no dudes estoy contigo…

A través del tiempo y de los acontecimientos, hemos venido superando distintas adversidades, que no son como tal adversidades, sino el camino que nos indica hacia dónde seguir y cómo seguir.

La vida presenta situaciones que se repiten en diversas formas, hasta que se consigue entenderlas y aprenderlas y entonces, un júbilo insospechado se manifiesta en la energía, porque al fin el ser humano avanza en algo, que por más sencillo y simple que parezca es un gran avance para su esencia.

Entonces, ¿no es más fácil tomarse las cosas con más alegría? si sabemos que todo lo que vivimos es para hacernos crecer, mejorar y avanzar.

Vamos aprendiendo a vivir con más aceptación, pero al mismo tiempo con optimismo si cada reto significa un gran triunfo.

Y no es un triunfo cuantificable en esta dimensión material, es un triunfo que promueve la grandeza esencial que lucha por alcanzar ser uno con el todo, otra vez.

No te sientas entonces perdido, no se está perdido cuando se conoce el camino, quizás se puede estar confundido, pero si confiamos en nuestra intuición, en esa voz que palpita muy adentro, si sabemos escucharla, entonces el perder no existe, el hallar es la respuesta.

Y a tu lado, en tu camino yo me encuentro, desde el principio y fin de los tiempos yo estoy, yo soy y yo existo. Tu madre, madre del cielo, como así me nombran, no te abandona.

Contigo, con todos, con el mundo que me pide y me llama yo estoy.

Que mi campo aurico y mi esfera plateada te envuelvan y te llenen de armonía, con la misma que cubro al planeta Tierra, planeta azul, azul puro, noble, Yo te bendigo y te protejo.

María, Madre María, Madre de todos, Luz de Vida y Estrella Mensajera, contigo por siempre.

Publicado por Geny Castell

  en Jesús 24 abril, 2016